• Jueves , 23 marzo 2017

El rosado, ese gran desconocido

Con la frescura de un vino blanco y los matices de un tinto, nos encontramos el rosado. Un vino versátil que vive actualmente un gran momento, quitándose de encima los prejuicios que hasta ahora le perseguían.

La frescura que aporta su acidez y sus marcadas notas afrutadas hacen que este vino sea ligero y fácil de beber. Su  carismático color depende directamente de la variedad y color de piel de la uva, que teñirán de forma diferente el mosto.

rossy

Existen sobretodo dos formas diferentes para hacerlo, el prensado y el sangrado, siendo éste último un proceso mucho más complejo que consiste en almacenar la uva directamente en las cubas sin pasar anteriormente por la prensa. Mediante este proceso se consigue un vino de mayor calidad que requiere un rápido embotellado para que no pierda sus características cualidades.

Convertido en tendencia internacional en el mundo gastronómico, las grandes bodegas españolas apuestan cada vez más por este tipo de vino. Cabe destacar especialmente los rosados del enólogo Bertrand Sourdais, Le Rosé y Roselito, dejando de manifiesto que este tipo de rosados envejecen y se hacen grandes vinos con el paso del tiempo.

Las características del terruño soriano donde se cultivan estos vinos y la tradición de Ribera del Duero en la elaboración de claretes hacen que Le Rosé sea el rosado pleno español.

bertrand-sourdais-rose

Comments

comments

Related Posts