• Domingo , 28 mayo 2017

Las nuevas añadas de Matsu en primicia

Los tintos que reinventaron Toro cumplen 10 años: Matsu

MATSU

Matsu significa esperar y dos años hemos tenido que esperar a tener en nuestras manos Matsu El Viejo, el vino más especial del proyecto Matsu de Toro. Se trata de un vino que solo se elabora las buenas añadas, como los grandes, dado su alta exigencia de calidad.

Matsu El Viejo es uno de esos tintos con mayúsculas. Un tinto potente, equilibrado, de trago largo; un vino de los que acompañan una comida extensa y placentera, de sobremesa y de conversación. Un señor tinto elaborado a partir de una más que cuidadosa selección de uvas nacidas en viñedos de hace más de cien años, de los que apenas hay. Esos viñedos que apenas dan ya uva pero que cada fruto que dan es oro.

Llevábamos tiempo –más de dos años- con ganas de ofreceros esta selección, la de Matsu, ya que es un proyecto que hace tiempo seguimos muy de cerca, pero queríamos tener un buen motivo para hacerlo: el estreno de Matsu El Viejo 2014 y que la bodega cumple nada más ni nada menos que 10 años.

Esta Selección, muy especial para nosotros, la componen las tres caras protagonistas de este ya consolidado proyecto: Matsu El Viejo 2014, Matsu El Recio 2013, y Matsu El Pícaro 2015.

Una filosofía basada en la cultura japonesa de la espera, del respeto a la naturaleza, pero a la vez un homenaje a los viticultores, que a fin de cuentas son los auténticos protagonistas de la maravillosa materia prima que conforma estos tintos. De ahí esas tres caras, que representan tres etapas de la vida. Tres rostros que evocan al paso del tiempo. Juventud, madurez y vejez. En tres vinos, tintos, diferentes por su elaboración pero con idéntico origen.

Se trata de una de esas historias de éxito que están haciendo de Toro tierra de grandes vinos modernos y muy sofisticados. Fuera clichés e ideas preconcebidas. Aquella idea de que los vinos de Toro son duros y ásperos que tantas veces se escucha y se ha escuchado queda relegada a tópico gracias a vinos como estos. Potencia, sí, pero con elegancia, que son compatibles. La tierra zamorana comienza a estar sembrada de historias de vinos elegantes y modernos y este es uno de los ‘culpables’, y además sin abusar en los precios. “El reto era elaborar vinos de Toro que conservaran la potencia tradicional de la zona combinándola con la suavidad y elegancia que pide el consumidor actual”, señalan desde la bodega.

 

Nos cuentan desde Vintae, que es el grupo precursor de este proyecto, que cuando fueron a Toro con idea de crear algo fueron las viñas lo que les enamoró. Viñas muy viejas, únicas, repartidas en pequelas parcelas. “El viñedo de Matsu es un puzzle de pequeñas parcelas. Cada año hacemos un duro trabajo tanto de vendimia como de selección de uva y vamos decidiendo cuáles van a parar a cada uno de los vinos, pero el origen es el mismo, cepas de entre 80 y más de 100 años muy ricas en matices y diversas”.

Matsu fue el origen de Vintae como tal, su primer proyecto. Hoy el grupo, de origen riojano (son los creadores de Hacienda López de Haro) está detrás de varios de los proyectos vinícolas más populares de España (Garnachas de España, Le Naturel, Bienbebido…).

Matsu es uno de sus pilares, y lo demuestran cada uno de sus tres tintos. El Viejo, El Recio y El Pícaro. Tres rostros, tres historias, tres vinos.

Comments

comments

Related Posts