• Domingo , 28 mayo 2017

Cada copa con su vino

Llega la Navidad, esa época cargada de reuniones familiares y cenas, en las que te sientas en una mesa y descubres que tienes más de una copa frente a ti. No entres en pánico, te daremos las claves para poder diferenciarlas.

 

En primer lugar y por orden de colocación encontramos a la derecha del todo una de las copas, la más grande de todas y es para el agua.Puede ser sustituida por un vaso, pero siempre debe ir incluida en la mesa, aunque no se utilice.

 

 

 

 

 

Después se colocan las copas de vino tinto, deben de ser copas amplias y con una apertura más abierta para potenciar el sabor y los aromas. Los vinos tintos suelen tener aromas más complejos y fuertes por lo que una mayor superficie nos permitirá una mayor oxigenación del vino. El diseño de una copa de vino tinto facilita el giro del líquido.

 

 

 

 

La siguiente copa corresponde con la del vino blanco, debe ser más estrecha y con una apertura más pequeña que la del vino tinto, ya que el vino no necesita tanta oxigenación para demostrar sus aromas. Además su menor tamaño sirve para no calentar el vino, al tener una abertura más pequeña el vino conserva mejor su temperatura. Las copas de vino blanco,  también sirven para disfrutar de los vinos rosados y es que estás copas tienen el tallo más alto para evitar tocar la copa y calentar el líquido.

 

 

 

 

 

La última copa es la del vino espumoso, pero de hacerlo se ubicará la última, al extremo izquierdo, aunque puede que no se incluya en el mesa ya que no siempre se usa. La forma de la copa es mucho más estilizada y con un tallo largo. Está pensada para conservar el líquido a baja temperatura y apreciar la formación y evolución de las burbujas.

 

 

 

 

Conociendo las características fundamentales de una copa podremos elegir con facilidad el tipo que mejor se ajuste a tus necesidades. Recuerda que a la hora de servir, no se debe llenar demasiado la copa, así el vino puede respirar y liberar su aroma. Además, debes prestar atención a la manera en la que estas características afectan a nuestra percepción del vino, pero como ya decíamos, sin obsesionarnos. Al fin y al cabo, el protagonista debe ser siempre un buen vino.

Nude Glass especialista en menaje fabricado con el cristal más exquisito, cumple todas las pautas para una perfecta cristalería ya que nos ofrece la calidad para poder disfrutar de lo que más nos gusta, el vino. Su lema de la marca lo dice todo: “Simple is beautiful”. Sus experimentados artesanos y diseñadores, inspirados en la naturaleza más pura y sencilla, dan forma a artículos de alta calidad ideales para combinar con tardes de amigos y vino. Por eso, Nude Glass será tu mejor aliado estas Navidades, con un buen vino y una buena copa.

Comments

comments

Related Posts