• Domingo , 28 mayo 2017

Bodegas Tarsus: en el corazón de la Ribera del Duero.

 

En la provincia de Burgos nos encontramos con Anguix una pequeña localidad de la Ribera del Duero donde nace Bodegas Tarsus, un proyecto perteneciente a Pernod Ricard que nació en el año 1998. Posee 70 hectáreas de viñedo propio en las que se cultivan las variedades Tinta del País y Cabernet Sauvignon.

Tarsus se caracteriza por tener una personalidad muy marcada y un sello de calidad inconfundible, elaborando vinos de su propio terroir buscando extraer la excelencia y lo mejor de las variedades autóctonas.

Los suelos donde están ubicados los viñedos de Bodegas Tarsus son muy profundos, en los que pueden encontrar arenas y arcillas, siendo suelos sencillos de trabajar y muy distintos unas parcelas a otras. Este efecto produce un conjunto de sabores y aromas que dan forma a los vinos de esta bodega y es que todos ellos tienen un carisma único ligado al nombre Tarsus.

Sus viñedos están localizados en un valle con una altitud media de 800 metros sobre el nivel del mar. Su localización en pleno corazón de Castilla y León le aporta un clima continental muy extremo, predominando por grandes oscilaciones térmicas entre el día y la noche, una abundante insolación y una orientación muy alejada de humedades y nieblas. Con todo ello, la uva adquiere el sabor especial de la tierra, influenciando la acidez y el azúcar de la uva.

Junto a un pequeño pinar y rodeado de viñedos, se encuentra el edificio de la bodega, una finca de carácter francés ideada a modo de château al más puro estilo de Burdeos. Al frente de todo se encuentra la directora técnica de la casa, la enóloga Teresa Rodríguez. Ella es la responsable y autora de la excelente calidad de los vinos de esta bodega y es que como ella misma define, Tarsus crea vinos con aromas profundos y de alta concentración. Este resultado se logra con un seguimiento y cuidado del viñedo en cada añada y la crianza en sus más de  1.700 barricas, donde el alma máter de esta bodega ha encontrado sabores  únicos.

Los vinos de esta bodega son un claro ejemplo del trabajo bien hecho, y de que el esfuerzo se ve recompensado, entre los que destacan:

Tarsus Reserva 2012, realizado con tinta del país y un sutil toque de Cabernet Sauvignon, tiene 16 meses en barrica. De intensos aromas a frutas rojas, es un tinto con un tanino amable y persistente gracias a un descanso en botella de año y medio.

Quinta de Tarsus 2013, todo tinta del país con una crianza de 12 meses en barrica y otro año en botella con un rojo intenso, aromático, y potente con presencia de aromas florales y tostado. Este afrutado vino con un tanino amable se convierte en un vino con una gran riqueza y potencial dentro de la Ribera del Duero.

Tarsus Roble 2015 es un tinto joven realizado con tinta del país vendimiada de forma manual, pasando 4 meses de estancia en barricas. Con sabores limpios y finos con toques de fruta que dan forma a un vino joven pero con mucha fuerza y personalidad.

Vinos que la bodega define como elegantes y equilibrados, que nacen de un entorno privilegiado y con un sello de calidad inconfundible. Y es que desde Bodegas Tarsus ofrecen una personalidad única en todos sus productos marcando una diferencia con el resto de vinos de esta denominación. Como resultado, una selección de vinos intensos, rotundos y concentrados, en pleno corazón de la Ribera del Duero.

Comments

comments

Related Posts